• La falta de una coladera en la vía pública ha costado mucho dinero e incluso algunas vidas al año.

La Ciudad de México muchas veces es como una carrera de obstáculos para quienes transitan en ella y tienen que sortear no sólo el gran número de automóviles circulando, la inseguridad o un diseño que pocas veces es incluyente o en favor del peatón.

Hay otro elemento relacionado con la delincuencia que incide directamente a convertir a la CDMX en una ciudad aún más peligrosa: el robo de coladeras.

En la capital hay más de 900 mil coladeras, las cuales suelen ser blanco de los amantes de lo ajeno y terminan transformándose en un boquete que incluso puede ser mortal.

Según Miguel Carmona, director de Drenaje, Tratamiento y Reúso, citado por Chilango, 2018 ya registra 139 robos de tapas de coladera y el total del 2017 cerró en 420.

Estas hechos delictivos pueden provocar desde daños a vehículos, como ponchaduras de llanta, pero también puede ser que personas caigan en los hoyos, situación que incluso ha provocado la muerte de personas.

¿Qué genera el robo de coladeras?

El Sistema de Aguas de la Ciudad de México ha reportado hasta el momento 12 mil 513 tapas de coladera robadas, lo que representa un gasto de 114.1 millones de pesos.

Cabe señalar que la Asamblea Legislativa aprobó en el año 2017 una iniciativa de ley para que el robo de coladeras se castigue con cárcel durante un periodo de dos a seis años.

Hay que destacar que los accidentes que provocan estos hechos delictivos sí han llegado a ser mortales, como el pasado 29 de junio en el que un chico de 25 años murió al caer de su motocicleta luego de pasar sobre una coladera sin tapa en el Bulevar Adolfo Ruiz Cortines.

Otro caso ocurrió el 14 de junio en el que un niño de nueve años fue arrastrado por la corriente de la lluvia en la ciudad y terminó perdiendo la vida al caer en una de estas trampas mortales.

¿Por qué las roban?

Los rateros se interesan en las coladeras debido a que están hechas de fierro colado y su colocación ronda, según Miguel Carmona, los 9 mil 300 pesos, y las rejillas en la orilla de la banqueta, unos 7 mil 500.

Por su parte, El Heraldo de México, señala que de cada coladera los amantes de lo ajeno consiguen unos 240 pesos al vender la tapas por kilo a tres o cuatro pesitos.

¿Se está haciendo algo?

Según el director de Drenaje, Tratamiento y Reúso, como medida para contrarrestar este delito están fabricando las coladeras de hierro dúctil, material difícil de vender, aunque igual de costoso de instalar.

Los resultados de estas acciones han rendido frutos, según detalla Carmona, pues con este material no ha existido robo de tapas.

¿Ubicas una coladera sin tapa?

Puedes denunciar algún hecho de este tipo a la Procuraduría Social de la Ciudad de México. Según Miguel Carmona, director de Drenaje, Tratamiento y Reúso, instalar el repuesto de una coladera puede tardar hasta una semana. Por eso es importante que denuncies lo antes posible.

Imagen: Notimex

También te puede interesar:

Policía salva a hombre que quería aventarse desde puente peatonal

Policías capitalinos auxilian a víctimas de una explosión en Tlalpan