• El tema migratorio, un absurdo en Estados Unidos luego de que un bebé tuviera que comparecer ante un juez.

En Phoenix, Estados Unidos, un pequeñito de tan sólo un año fue llevado a una corte de migración para comparecer sobre su situación.

El juez en turno reflejó una palpable incomodidad durante el proceso con el pequeñito, que pedía agua de vez en cuando, tomaba leche del biberón y jugaba con su pelota.

“Me avergüenza hacer la pregunta, porque desconozco a quién se la explicarían, a menos que crean que un niño de un año puede aprender la ley de inmigración”, dijo el juez John W. Richardson al abogado que representó al nene.

Lo peor del caso es que este hecho no es un caso aislado, sino uno de los casos de los cientos de niños que fueron separados de su familia en Estados Unidos tras las políticas que impuso el presidente Donald Trump.

Parte de este proceso del magnate y mandatario estadounidense obliga a que los pequeñitos deban comparecer ante un juez aunque aún tengan que usar pañal. Cabe decir que el 90% de estos niños terminan siendo devueltos a sus países de origen al no tener derecho a un abogado que asigne la corte.

Otro caso fue el del niño Johan de origen hondureño, que fue separado de su padre luego de que lo deportaran tras ser engañado de que al ceder podría llevarse al niño.

Así el pequeño Johan después de la audiencia fue puesto a disposición del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, en Arizona. El caso de este pequeño es “prioritario”, por lo que recibió una orden de salida voluntaria para ser enviado a Honduras y que finalmente se reúna con su familia.

Hay que decir que muchas veces se les pregunta a los niños si “tienen miedo” de regresar a sus países de origen, pero eso no responde a los motivos reales por los cuales probablemente los padres de esos niños dejaron su tierra natal, por lo que se podría estar condenando a esas familias a vivir en condiciones de vida desfavorables.

Imagen: Spencer Platt/Getty Images North America/AFP

También te puede interesar:

Familiares buscan a los desaparecidos en Japón por lluvias

Renuncia canciller británico por desacuerdo con Theresa May