Donald Trump buscaba este viernes despegarse del escándalo provocado por su mención a “países de mierda” al referirse a Haití, El Salvador y a naciones africanas, declaración que un alto funcionario de la ONU denunció como “racista”.

Trump recurrió en la mañana a su arma favorita, la red Twitter, para defenderse y negar haber dicho eso, pero rápidamente fue desmentido por un senador del partido Demócrata que estuvo en la reunión y confirmó la versión.

En un primer mensaje Trump admitió que en una reunión el jueves en la Casa Blanca para discutir sobre inmigración se dijeron cosas “duras”, pero aseguró que “ese no fue el lenguaje utilizado”.

Una hora más tarde Trump volvió al tema en Twitter para asegurar que nunca dijo “alguna cosa despectiva sobre los haitianos, más allá de decir que Haití es, obviamente, un país muy pobre y con muchos problemas”.

Pero poco después, el senador demócrata Rick Durbin, quien participó de la reunión, dijo que Trump efectivamente se refirió a “países de mierda” y que además lo hizo de forma reiterada.

Trump “tuiteó esta mañana negando que utilizó esas palabras. No es verdad. Él dijo esas cosas llenas de odio, y las dijo repetidamente (…) Hizo esas declaraciones viles y vulgares, llamando a esas naciones países de mierda”, se lamentó Durbin.

Diversas fuentes señalan que Trump se refería a naciones africanas, Haití y a El Salvador. “¿Por qué todas estas personas de países de mierda vienen aquí?”, habría dicho Trump, para añadir que quería inmigrantes de países nórdicos, como Noruega.

Con información de AFP.