Uno de los ingredientes presente en las papas fritas McDonald’s es objeto de un estudio que ha revelado su capacidad para regenerar los folículos capilares.

Se trata del dimetilpolisiloxano, un derivado de la silicona que se usa como aditivo en el aceite en que se fríen las papas de la cadena McDonald’s.

De acuerdo a una investigación de la Universidad Nacional de Yokohama, al usar el químico en ratones, descubrieron su capacidad en la regeneración de folículos capilares, al menos eso trasciende en un artículo de la revista Biomaterials.

Los resultados que hablan del crecimiento de cabello con el uso del dimetilpolisiloxano, supone su aplicación al fondo de un recipiente de cultivo y no por consumir papas que fueron fritas en aceite con este químico.

El impacto de productos de McDonald’s en la vida diaria de los consumidores ya ha tenido historias que han generado gran impacto en medios, tal como ocurrió con John Cisca, un profesor de ciencias en Iowa, Estados Unidos, cuando este dijo que bajó casi 17 kilos solamente consumiendo productos de la cadena, pero limitando el consumo a dos mil calorías diarias y ejercitándose 45 minutos diarios.

La química de alimentos y los estilos de vida son dos factores que trabajan en todo momento en las estrategias de las grandes cadenas de comida rápida y el diseño de productos, que logran ser trascendentes en la historia que protagonizan los consumidores, cuyo gasto estimado fue de 281 mil 900 millones de dólares dentro de restaurantes de comida rápida, según estimados de NPD Group en 2016.

Con información de Merca 2.0