El expresidente de Estados Unidos George W. Bush acusó a Rusia de entrometerse en la elección presidencial de su país en 2016 y describió al mandatario ruso, Vladimir Putin, como un “estratega brillante”.

Bush, entrevistado en el marco de una conferencia empresarial en la capital de Emiratos Árabes Unidos, dijo que había evidencia clara de que los rusos se habían inmiscuido en los comicios, pero que si eso había afectado el resultado de la elección era otra cuestión.

Aunque no mencionó por su nombre al actual presidente, Donald Trump, Bush pareció criticar las decisiones del mandatario en materia de inmigración, así como por intentar un acercamiento con Rusia.

“Hay pruebas bastante claras de que los rusos interfirieron”, dijo Bush. “Es problemático que una nación extranjera esté implicada en nuestras elecciones. Nuestra democracia sólo es buena si la gente confía en los resultados”.

Agencias de inteligencia estadounidenses han concluido que Rusia intervino en los comicios de 2016 para ayudar a Trump a ganar. Hay numerosas investigaciones en marcha para determinar si la campaña de Trump asistió al Kremlin en sus esfuerzos.

Trump ha negado varias veces cualquier “colusión” con Rusia.

El Kremlin ha negado repetidamente las acusaciones de funcionarios de inteligencia estadounidenses de intentar interferir en elecciones extranjeras, incluyendo los comicios del 2016 en Estados Unidos.

Con información de agencias.