A casi seis meses del sismo del 19 de septiembre, los papás de los alumnos del Colegio Rébsamen tienen más preguntas que respuestas por la muerte de 19 niños y siete adultos, advierten que existe un impasse y que a pesar de que hay responsables –algunos incluso indiciados y con orden de aprehensión-, ninguna persona ha sido detenida.

Los papás han tomado diferentes caminos en su búsqueda de justicia, porque sus puntos de vista de cómo abordar el tema difieren. Unos hablan de que, por lo pronto, hay directores de obra con órdenes de arresto y simplemente están desaparecidos.

Por sobre todas las cosas, Alejandro Jurado extraña su hija, Paola Mireya Jurado Rodríguez, de siete años, quien falleció en el lugar. Él apunta directamente a la exdelegada y ahora candidata de Morena al gobierno capitalino, Claudia Sheimbaum.

En su opinión, “el colegio sí se debió haber caído, porque estaba mal la construcción. Pero no es lo mismo un colegio con niños que sin niños, y esa institución debió haber estado clausurada. Claudia Sheinbaum tenía las funciones, las atribuciones y la responsabilidad, al igual que sus funcionarios, y de manera omisa, negligente y a la mejor hasta corrupta permitieron tantas muertes”.

El papá, junto a otros más que perdieron a sus hijos o que no los perdieron pero sufrieron daños por esa experiencia, trabajan por la justicia con los abogados Fuentes León.

Dijo que las anomalías saltaron a la vista desde el mismo momento en que tuvieron que reconocer a los niños. “Las varillas se rompían como si fueran lápices y las columnas se habían desmoronado totalmente… Había más peso de lo que debía haber en la estructura. Yo no sabía que la dueña vivía ahí”.

Según Alejandro Jurado, muchas respuestas están en los expedientes que Sheinbaum Pardo se reservó, que el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México le ordenó abrir y que tuvo que entregar, pero que en su opinión hizo de manera incompleta.

Jorge Eduardo Zamora fue coordinador de papás del Colegio Rébsamen hasta hace un mes y advierte que lo que sucedió con la institución es demasiado triste porque existen fuerzas obscuras de la política que compraron al movimiento con una tarjeta de vales por mil 500 pesos por dos conceptos: uniformes y niños talento, y en él quedaron padres de familia que no perdieron a un hijo.

Por otra parte, quienes sí perdieron un hijo se reunieron en torno a Alejandro Jurado, papá de Paola, y están representados por el despacho Fuentes León y buscan que Claudia Sheinbaum revele la información de manera completa.

Sin embargo, dijo, no sólo ella es responsable, también las autoridades educativas federales porque regulan las operaciones de las instituciones de educación básica, y no solamente la parte académica, sino de la seguridad de los niños.

 

Con información de Notimex.
Te puede interesar:
– Padres exigen comparecencia de Sheinbaum por el Colegio Rébsamen
– Interpol emite ficha roja contra la dueña del Rébsamen
– Rébsamen estafó a padres con seguro de los niños