María de Jesús Patricio Martínez, mejor conocida como Marichuy, precandidata indígena y aspirante independiente a la Presidencia de la República afirmó durante un encuentro con la Red de Apoyo al Consejo Indígena de Gobierno en Sonora que “La silla presidencial está maldita”, ya que quienes se sientan en ella son los que mantienen una estrecha la relación con el poder y el dinero.

“No vamos con la idea de estar allá (en la silla presidencial)… sino con la idea de construir desde abajo, con la propuesta colectiva del Consejo Indígena de Gobierno (CIG), que son representantes de los pueblos indígenas de México, y que sería ese consejo el que gobernaría”, afirmó.

La aspirante aclaró que está en contra de que sea una sola persona la que gobierne, y que de ganar ella, sería el pueblo el que le diría qué hacer y el consejo indígena de gobierno respondería.

Señaló también que el primer paso para lograr lo anterior es conseguir las 866 mil 593 firmas que el Instituto Nacional Electoral (INE) le ha puesto como requisito para poder contender en las elecciones presidenciales de 2018, de las cuales sólo lleva 137 mil 354 validadas por la autoridad electoral.

Reconoció estar lejos de alcanzar la meta impuesta por el INE, pero que seguirá pidiendo el apoyo de las firmas a todos los ciudadanos.

También te puede interesar:

Putin ayuda a AMLO para que sea presidente de México
4 caras con las que Meade busca salvar su precampaña