WASHINGTON, Estados Unidos.- James Comey, el exdirector del FBI, pidió recursos para expandir la investigación de posible colusión entre miembros del equipo de Donald Trump y Rusia una semana antes de ser despedido por el presidente, confirmaron hoy fuentes legislativas.

“Entiendo que hubieron peticiones adicionales (de recursos). Es todo lo que puedo decir”, señaló la senadora de California y miembro del Comité de Inteligencia, Dianne Feinstein.

Funcionarios estadunidenses citados por medios locales señalaron que la petición de Comey fue hecha durante una reunión con el procurador adjunto Rod Rosenstein, el mismo funcionario que recomendó a Trump su despido por el manejo de la pesquisa de correos electrónicos de Hillary Clinton.

Sin embargo una portavoz del Departamento de Justicia calificó la versión de la solicitud de recursos como “totalmente falsa”.

Las conflictivas versiones tienen lugar en momentos que los líderes del Comité de Inteligencia del Senado pidieron a Comey testificar este martes, aunque hasta el momento no habían recibido una respuesta del exdirector del FBI.

“Es extremadamente importante que Comey venga a una audiencia abierta del Comité Selecto de Inteligencia tan rápido como sea posible para que testifique sobre el estatus de la investigación EUA-Rusia al momento de su despido”, señaló el senador demócrata de Oregon, Ron Wyden.

En este marco, los demócratas del Senado pusieron en marcha una estrategia para desacelerar los trabajos del Congreso, a fin de presionar para la designación de un fiscal independiente que se haga cargo de la pesquisa sobre Rusia tras el despido de Comey.

“No tenemos una ruta hacia adelante tras los horribles y críticos eventos de anoche”, señaló el líder de los demócratas del Senado, Charles Schumer, luego de objetar a la celebración de una reunión de un comité senatorial.

La postura de los demócratas fue en reacción al rechazo del líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, de abrir una nueva investigación, encabezada por un fiscal independiente, sobre la eventual colusión entre el equipo de Trump y Rusia para interferir en las elecciones.

Desde la tribuna del Senado, McConnell aseguró que una nueva pesquisa tendría el efecto de perjudicar el trabajo que ya ha realizado el Congreso para saber lo que pudo haber hecho Rusia en relación con las pasadas elecciones presidenciales.