• Sin importar niveles sociales, la crisis de salud golpea a todos en Venezuela.

La diputada por Avanzada Progresista (AP), María Teresa Pérez, denunció que es alarmante el número pacientes fallecidos por la falta de medicamentos, producto de la falta de insumo en los hospitales y clínicas venezolanas.

Pérez, presidenta de la subcomisión de Salud de la Comisión Desarrollo Social Integral, manifestó que la crisis de la salud se hace insostenible, especialmente en los sectores populares producto de la desidia gubernamental.

La diputada Pérez fue clara al señalar que la salud no tiene color político, pues “nos afecta a todos los colores, incluso, a todas las sociedades (pobres y ricos)”.

“Estamos frente a un gobierno sordo, que no oye, en sus manos están los costos de las políticas económicas, pero cada vez vemos que son más dañinas para el pueblo que es el que está sufriendo”, expresó la diputada, de acuerdo al sitio digital de noticias TalCual.com.

En fecha reciente, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicó un informe sobre la situación de la salud en Venezuela. Advierten que el país caribeño ha enfrentado “una situación sociopolítica y económica que ha afectado negativamente los indicadores sociales y de salud”.

La OPS ha registrado brotes de difteria, sarampión y malaria que se han propagado con rapidez, afectando a muchos estados del país al mismo tiempo.

Otras áreas que causan inquietud son la infección por el VIH, la tuberculosis, el aumento de la mortalidad materna y en menores de 1 año, y el acceso a los medicamentos y la atención adecuada de las personas con enfermedades crónicas.

La Federación Médica Venezolana calcula que unos 22 mil médicos han migrado fuera del país. Esta migración ha afectado predominantemente a algunas especialidades específicas (neonatología, anestesiología, cuidados intensivos y atención de urgencias).

Asimismo, se calcula que unos seis mil bioanalistas y técnicos de laboratorio han salido del país, y el Colegio Nacional de Profesionales de Enfermería de Venezuela estima que entre tres mil y cinco mil enfermeros han salido el país.

La legisladora consideró que la crisis del sector salud se refleja en la falta de medicamentos que carecen los pacientes crónicos, pues no pueden consumir al momento las medicinas que le recetan sus médicos, y si los consiguen en alguna farmacia los precios son muy elevados.

“La pérdida de vidas humanas por la falta de medicamentos al momento es una violación a los derechos humanos”, destacó Pérez.

Asimismo manifestó la parlamentaria que tiene informaciones precisas que más de la mitad de las farmacias a nivel nacional han cerrado sus puertas por la falta de medicinas.

“Creo que todos unidos podemos salir de esa crisis que afecta a los venezolanos”, subrayó la legisladora.

María Teresa Pérez, resaltó que hay pacientes que no tienen cómo adquirir las medicinas y ante esta situación están tratando de buscar alternativas como colaborar con esas personas.

“Tenemos todos que trabajar a fin de encontrar la viabilidad de que todo el mundo pueda vivir en esta Venezuela que tanto queremos y donde antes todos teníamos espacio”, señaló.

En este sentido, dijo que al sector farmacéutico del país estar produciendo los costos de las medicinas pueden bajar, pues en los actuales momentos se está trayendo medicamentos del exterior con un dólar “incomprable que está acabando con el acceso a las medicinas”.

Pérez, de Avanzada Progresista, informó que más de 125 farmacias han quebrado últimamente y dijo que el sector farmacéutico estima que dentro de 6 meses y por la situación que atraviesa el país, más de 100 expendios de medicamentos podrían cerrar sus puertas.

Información: Notimex      Imagen: AFP

También te puede interesar:

El “ébola de la yuca” amenaza la seguridad alimentaria de África del Oeste

Gobierno de EUA libera nombres de niños migrantes menores de cinco años