La de ayer fue una quincena marcada por el caos gracias a los hackeos; millones de pesos se movieron a quién sabe dónde
Por: Redacción

Diecisiete días después, el Banco de México (Banxico) reconoció las irregularidades en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI) que utilizan los bancos, lo cual, trajo como consecuencia que millones de trabajadores no pudieran cobrar su quincena a tiempo.

En primera instancia se habló del desvío una transferencia de entre 300 y 400 millones de pesos hacía alguna cuenta aún no definida; que no se reconoce como un robo, pero tampoco se aclara exactamente a qué bancos afectó.

Marcos Martínez, presidente de la Asociación de Bancos de México, dijo que el sistema sí fue interferido de manera irregular por externos, lo que comúnmente se conoce como “hackeo”.

Advirtió a los usuarios que el sistema bancario operará con lentitud porque el problema no está resuelto, aunque dijo que el dinero está asegurado.

La información que ha salido en las últimas 48 horas ha sido confusa y a cuentagotas. Primero fue revelado por los usuarios que había una irregularidad en dos bancos: Bancomer y Banamex.

Después se dijo que que son entre 18 y 20 las instituciones afectadas por esta irregularidad. Los funcionarios de las instituciones del sector privado sí hablan de un hackeo, pero no detallan hasta dónde afectó al sistema.

De acuerdo con reportes de usuarios de redes sociales, el pago de la quincena de ayer tuvo problemas en algunos bancos como Citibanamex.

Especialistas señalaron que el hackeo al sistema SPEI (administrado por Banxico) dejó al desnudo la vulnerabilidad del sistema financiero de México y la necesidad de reforzar medidas de seguridad.

José Luis Rodríguez, integrante de la Comisión de Finanzas y Sistema Financiero del Colegio de Contadores Públicos de México, explicó que la vía por la que se realizó el presunto robo fue a través los proveedores externos que interconectan a los bancos con SPEI.

Rodríguez Hernández detalló que posiblemente fueron cinco los bancos que se habrían visto afectados por órdenes fantasmas, es decir, se transferían fondos a través de cuentas falsas y fueron retiradas rápidamente. Las transferencias no venían de cuentas de usuarios, por lo que hasta el momento no hay afectaciones a éstos.