Por: Francisco Chávez

Una característica que se está acentuando cada vez más en la sociedad mexicana es la tendencia a engordar. Las razones por las cuales las personas terminan con una vida sedentaria están más que claras…

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) tiene datos que detallan claramente lo que el mexicano opina al respecto.

Según el instituto, la población señala que el abandono de una vida activa se debe a que les falta tiempo (47.3%), cansancio debido al trabajo (24.3%), problemas de salud (16.5%), pereza (3.8%) y falta de dinero (3%).

Además, el 57.6% de la población mayor de 18 años abandonó las actividades físicas y todo está directamente relacionado con el nivel educativo de cada persona.

Según el INEGI, entre más alto sea el nivel educativo del individuo, más alto es el porcentaje de gente que sigue practicando algún deporte.

Esto se une a otra problemática que detalló la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), pues resulta que los mexicanos son los que más trabajan, pero los que menos producen.

La OCDE se conforma por 38 países, y de todos ellos México es el campeón (aunque de poco sirve) del rubro con 2 mil 246 horas trabajadas al año.

Para tener una idea, Alemania es el país donde sus habitantes dedican menos horas laborales con 875 anuales.

En México se declaró emergencia epidemiológica debido a la obesidad y la diabetes, pero cualquier medida parece absurda si no se intenta compaginar ambas problemáticas.

Si desde el INEGI sabemos que los mexicanos no realizan actividades físicas por falta de tiempo y cansancio por el trabajo principalmente y, por otro lado, según la OCDE, en México se trabaja más horas que en otros 37 países anualmente, pero teniendo una pésima productividad, ¿entonces por qué no pensar una medida presupuestaria, de prevención y laboral que ataque ambos problemas?

También te puede interesar:

A las mujeres sí les preocupa su vida

¿Harto de tus deudas? Usa el método “bola de nieve”