Utilizando tecnologías digitales Kevin Czinger pretende miniaturizar las fábricas de autos. “La fabricación tradicional es obsoleta, desde el punto de vista económico y ambiental”, dice.

El ceo de Divergent 3D, Kevin Czinger, apuesta por una transformación radical del sector manufacturero, que cambiará la forma de fabricar bienes industriales.

El empresario de 58 años quiere ayudar a marcar el comienzo de una nueva era de manufactura, una que pueda resistir las fuerzas que diezmaron su ciudad natal junto con grandes sectores de Estados Unidos.

Puedes echar un vistazo a esta nueva era en una fábrica de automóviles en miniatura, del tamaño de un gran supermercado, metida dentro de un parque de oficinas de concreto y vidrio en los suburbios de Los Ángeles.

Estos métodos de fabricación son menos costosos que los tradicionales y mejores para el medio ambiente, y podrían ser tan perjudiciales para la industria del transporte como los vehículos eléctricos o los autos sin conductor.

El Blade y Dagger son prototipos, pero Czinger se ha asociado con Groupe PSA, de Francia, que fabrica los vehículos Peugeot y Citroën, para trabajar en una serie de proyectos de desarrollo en los próximos años. Y su mini fábrica producirá lotes de otros vehículos de prueba (como vans) para clientes que Czinger prefiere no especificar.

Inversionistas como el multimillonario de Hong Kong, Li Ka-shing, de Horizons Ventures, y Altran Technologies, una consultora de ingeniería de alta tecnología francesa que trabaja en el sector automotriz, junto con Czinger y otros, han invertido 28 millones de dólares (mdd) en la compañía. Se espera que próximamente se cierre una nueva ronda de inversión de hasta 100 mdd.

Con información de Forbes.