Algo indudable en la vida de los mexicanos son las deudas, seguramente hasta sientes escalofríos nada más de leer la palabra, pero una deuda sana (sí, es posible) te puede ayudar a hacerte de bienes y servicios sin meterte en problemas y mejorar tu nivel de vida.

El problema es cuando cruzas la línea y terminas tronando tus dedos para llegar a fin de mes y tener dinero para todos los pagos que tienes que hacer.

Afortunadamente hasta los más oscuros problemas en este sentido tienen alguna opción que puede ayudarte siempre y cuando te enfoques para conseguirlo y, de ser necesario, asumas algunas decisiones radicales.

¿Has oído hablar sobre el método de la “bola de nieve”?

Es una estrategia para acomodar todas tus obligaciones económicas en una sola lista y que al final consigas estar libre de deudas y que puedas volver a utilizar los créditos que tienes, aunque ahora sí con mayor cuidado y responsabilidad.

Aquí te detallamos los pasos de este método:

1.- Ordena tus deudas.

Primero que nada debes conocer con precisión cuánto y a quién le debes, así que haz una lista de todos tus pendientes de este tipo empezando por el más pequeño al más grande.

2.- Aplícate en la deuda menor.

Es necesario que a la primera deuda de tu lista siempre le aportes más del pago mínimo para que por fin comience a bajar de forma más tangible.

3.- No olvides tus otros gastos.

Identifica cuánto es el pago mínimo que debes hacer para el resto de tus deudas más grandes, puede servirte anotar la cifra en la lista que hiciste con anterioridad, y no dejes de pagar esta cantidad para evitar que las deudas incrementen.

4.- Por fin saldé una deuda.

Si ya conseguiste quitarte la preocupación de tu primer compromiso financiero, ahora esa cifra que destinabas a la deuda agrégasela al pago mínimo de tu segunda opción en la lista y así debes hacerlo sucesivamente hasta que liquides por completo tus deudas.

Como último consejo, es importante que evites por completo caer en la tentación de utilizar de nuevo tus créditos conforme vas liberándolos. Si crees que te es difícil controlarte, una idea extrema, pero de ayuda, es cortar con unas tijeras tus tarjetas y así evitarás caer en la tentación… al menos hasta que la repongas.

También te puede interesar:

Organiza tus finanzas y deja de andar de pobre

¿Cuánto dinero y en qué se lo gastan los mexicanos?