Por Francisco Chávez

El tabaquismo ha crecido tanto a nivel mundial que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya lo considera una epidemia mundial, ya que al año mueren siete millones de personas por esta causa, de las cuales el 10% son no fumadoras, es decir, están expuestas al humo.

Según la Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic), en México, un fumador activo consume anualmente unos 7.3 cigarros diarios en promedio, o sea, unas 127 cajetillas de 20 cigarrillos al año.

Del total de consumidores de tabaco que existen en México, el 12.3% es considerado en la Encuesta Nacional de Adicciones, como “adictos a la nicotina”, es decir, fuman un cigarrillo en los primeros 30 minutos del día después de despertar.

La edad promedio en la que los mexicanos comienzan en el tabaquismo es de 18.8 años en hombres y en mujeres 21 años.

El gasto promedio mensual de adolescentes fumadores es de $185.5 pesos mexicanos y de adultos es de $287.0
pesos, detalla la Conadic en su Encuesta Nacional de Adicciones 2016-2017.

Según el INEGI y la Encuesta Nacional de Gasto en los Hogares de 2014, quienes gustan del tabaco invierten al año 5 mil 200 pesos aproximadamente.

Además, derivado de este consumo se estima que la atención médica asciende a un costo de 80 mil 500 millones de pesos.

¿Qué se puede hacer?

Para la OMS, las medidas que funcionan para reducir la epidemia mundial de tabaquismo son:

  •  Vigilar el consumo de tabaco y las medidas de prevención.
  • Proteger a la población del humo de tabaco.
  • Ofrecer asistencia a las personas que deseen dejar de fumar.
  • Advertir de los peligros del tabaco.
  • Hacer cumplir las prohibiciones sobre publicidad, promoción y patrocinio.
  • Aumentar los impuestos al tabaco.

También te puede interesar:

Aumenta el consumo de tabaco en niños de 10 años

La OMS dice que tabacaleras infieren en políticas contra consumo