Uber, el servicio de reserva de autos con chófer, y la empresa Waymo, filial de Alphabet/Google, especializada en tecnología para coches autónomos, llegaron a un acuerdo amistoso para poner fin al proceso por robo de tecnología que enfrentaba a ambas compañías.

En un breve documento transmitido a un tribunal de San Francisco (California), las dos partes anunciaron haber llegado a un acuerdo “confidencial” que pone fin a las demandas que les llevaron a juicio.

Cada una de las partes se encargará de sus propios gastos jurídicos y de abogados, indica el documento.

Los términos del compromiso, que tiene lugar menos de una semana después del comienzo del proceso contra Travis Kalanick, fundador y ex propietario de Uber, no fueron desvelados.

Este acuerdo, que todavía tiene que ser validado por un juez según el procedimiento judicial estadounidense, pone fin a un episodio comprometedor para Uber, cuya reputación se vio cuestionada recientemente por diversos escándalos, entre ellos acusaciones de acoso sexual y psicológico.

Waymo presentó una demanda el año pasado a Uber, acusando a uno de sus ex ingenieros, Anthony Levandowski, de haber descargado a finales de 2015 miles de documentos confidenciales que contenían secretos comerciales relacionados con la conducción autónoma, antes de fundar su propia empresa, Otto, que luego fue comprada por Uber en 2016.

La filial de Google asegura que el grupo y su jefe habían amañado todo y que compraron Otto sabiendo que Levandowski tendría en su poder los secretos tecnológicos robados.

Con información de AFP.