Para H&M, la segunda empresa de moda más grande del mundo, 2018 comenzó con mal pie.

Durante la primera semana del año, la compañía debió pedir disculpas por una imagen publicada en su página web en la que aparecía un niño negro luciendo una sudadera con un letrero en el pecho en el que se leía The coolest monkey in the jungle (“El mono más genial de la jungla”).

El anunció derivó en fuertes críticas y en ataques a las tiendas de la cadena en Johannesburgo, Sudáfrica, y protestas en Estocolmo, Suecia, que obligaron a la familia del menor a mudarse de casa “por razones de seguridad”.

Pero las malas noticias no quedaron allí.

“(Dicen que) soy una vendida, una vergüenza para las personas de raza negra”: la madre de Liam Mango, el niño del anuncio de la polémica sudadera que puso en aprietos a H&M.

La semana pasada, la compañía de matriz sueca hizo públicos sus planes para echar el cerrojo durante 2018 a unas 170 tiendas alrededor del mundo, el número de cierres más alto desde hace al menos un par de décadas.

La historia completa en BBC Mundo.