La élite de empresarios en México desearían poner fin a su pleito con AMLO
Por: Redacción

La cúpula empresarial, ajena a pequeñas y medianas compañías, dio un giro a su estrategia de cara a la elección presidencial del 1 de julio. Esta semana lanzaron otro desplegado en conjunto en el que se llama a la unión, diálogo y democracia en México. Tenía un tono de menor confrontación con el candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador (AMLO) que el primero, también publicado por el Consejo Mexicano de Negocios (CMN).

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió poner fin a ese capítulo, mientras el propio AMLO apostó por la conciliación y a proponer la licitación del Nuevo Aeropuerto Internacional sólo con dinero privado en vez de cancelarlo, decisión en la que el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) estuvo de acuerdo.

Ante este escenario, analistas económicos y financieros aseguraron que a ninguna de las dos partes les conviene continuar con esta disputa pese a que se cruzan intereses.

“Las partes están conscientes de cuál es su tarea y su parte en esta confrontación; están en su respectiva cancha y saben hasta dónde y hasta cuándo. Los empresarios ya sintieron que lo que no se vale son los golpes bajos. Tienen todo el derecho de disentir y tienen una serie de intereses que están en lo correcto defendiendo. Lo que no se vale es haciéndolo financiando campañas sucias, que en su momento presenten un escenario no necesariamente leal frente a un candidato; lo que se hizo en 2006 y se repitió en 2012 con menos virulencia”, señaló Alberto Barranco Chavarría, periodista y analista financiero.

“Por la parte de López Obrador (AMLO), está consciente de la importancia que tiene la inversión privada en el país en una economía que depende más de ésta que de la oficial (pública). En consecuencia está pidiendo paz, está llamando a discutir el aeropuerto”.

“Los propios empresarios vieron que enfrentarse con un posible Presidente de la República es muy peligroso para ellos, sobre todo porque han recibido una serie de canonjías del Gobierno durante muchos años. Hay muchas empresas que está muy claro que tienen deudas con el fisco. Ellos les llaman impuestos diferidos. Eso no les conviene. Tampoco a cualquiera que llegue al gobierno le conviene tener un enfrentamiento con los empresarios en virtud con lo que representan en materia de creación de empleos. Lo que no se vale es que los empresarios utilicen su poder económico para tratar de sesgar el voto”, expuso Barranco.

También te puede interesar:
Pedro Ferriz de Con dice que odia vivir en México
AMLO rechaza reunión con banqueros