Mientras que para el promedio de países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) el ingreso de los hogares más ricos es del 10%, o sea 10 veces mayor al mismo porcentaje en relación con las familias más pobres, en México esta diferencia es del doble; es decir, de 20 veces entre ambos.

Así lo señaló José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, quien dijo que México está en una situación peor que el promedio de los países de la OCDE, organización a la que pertenece el país desde 1994, lo cual influye en las decisiones políticas de los mexicanos.

Precisó que la brecha entre los hogares más ricos y los más pobres “explica algunas de las actitudes que vemos al momento de tomar decisiones muy importantes, incluyendo las electorales”.

Indicó, además, que la recuperación del crecimiento económico en el mundo después de la recesión de 2008-2009 no ha beneficiado por igual a todos los estratos de población.

“El alto y creciente nivel de desigualdad una década después de la crisis nos ha dejado con baja confianza de los ciudadanos en las instituciones gubernamentales, en todos los países de la OCDE”, dijo el también exsecretario de Hacienda y excanciller mexicano.

Señaló que en todas las naciones hay una desconfianza hacia los gobiernos y las instituciones, los presidentes, ministros, partidos políticos, sistemas bancarios, multinacionales y, en suma, hacia la democracia.


Con información de La Jornada.

También te puede interesar:
#LadyMovimientoNaranja, la nueva “joyita” de la polaca mexicana
Ellos son la apuesta del PRI para apañar el Senado