A finales del 2017 el Servicio de Administración Tributaria (SAT), lanzó la nueva versión de la factura electrónica CFDI 3.3. Sin embargo, pese a que existió una prórroga de casi un mes, todavía hay empresas que no se han actualizado.

Se considera que hay más de 6 millones de contribuyentes en total.

Los cambios serán los más complejos que hemos visto hasta ahora, debido a que tienen como objetivo mejorar la calidad de la información recibida por el SAT.

La CFDI 3.3 ya es totalmente obligatoria a partir del 1 de enero de 2018, esto tras una prórroga otorgada por la autoridad fiscal el pasado 22 de noviembre. Esta versión pondrá solución a problemas como: emisión de comprobantes a receptores inexistentes, poca eficiencia en el proceso de facturación, complejidad en el cálculo de impuestos, estandarización en la información inexistente.

La CFDI 3.3 cuenta con 22 nuevos formatos de estructura, 17 catálogos y 46 reglas de validación.

22 campos. De los que destacan: uso de CFDI, régimen fiscal del emisor, número de registro tributario del receptor, uso de CFDI para el receptor, entre otros.

17 catálogos. Algunos de los más complejos son: código postal; clave en unidades de medida, y sobretodo clave- producto- servicio. Ahora se tendrá que elegir la clave del producto o servicio de entre más 50 mil códigos.

46 reglas de validación. Se añadieron 46 reglas, como: RFC del receptor registrado; zona horaria basada en el C.P. del emisor; régimen fiscal del emisor, entre otras.

Prepárate rápidamente para migrar a esta versión de una mejor y eficaz manera, para evitar multas y el hecho de no poder emitir facturas.

 

Te puede interesar:
-Si prestas tus facturas, prepárate para pagar más impuestos
– No podrás deducir impuestos si no tienes la e-factura
– Lo que debes saber de la nueva factura electrónica