En diciembre de 2017, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) presentó un crecimiento de 0.59 por ciento mensual, así como una tasa de inflación anual de 6.77 por ciento. Esta cifra es la más alta desde el año 2001, que fue de 8.96 por ciento; el peor repunte en 16 años con 7 meses.

El aumento en los precios es un insulto a la economía de las familias mexicanas que se da justo en el último año del Gobierno de Enrique Peña Nieto y cuando su ex Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, se ha lanzado a la busca del voto popular. Durante este sexenio, el salario mínimo en México se ha deteriorado a niveles que lo colocan como el peor de América Latina.

Durante el último mes del año, los precios del jitomate y la calabaza se dispararon 42.91 por ciento y 26.81 por ciento, respectivamente. Mientras que el incremento de la demanda elevó los precios del transporte aéreo, en 22.69 por ciento, y los paquetes turísticos, en 7.43 por ciento.

El huevo y el gas doméstico fueron dos de los productos que también presionaron al alza a la inflación, con variaciones de 5.76 por ciento y 1.40 por ciento, cada uno.

También te puede interesar:

La inflación en México, según el taco al pastor
Sergio Mayer será Diputado de Morena