En esta época de la cuesta de enero, donde los gastos se elevan con las deudas tras las celebraciones, los regalos y las vacaciones, una de las opciones más recurrentes por los mexicanos es empeñar, pero si no se toman los cuidados necesarios puede ser contraproducente.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda que en caso de que la única opción sea empeñar, comparar opciones, no dejar prendas en la primera casa de empeño que se visite y darse tiempo para elegir la que más liquidez ofrezca, con una tasa de interés baja.

Además, checar la tasa de interés anualizada, ya que algunas casas manejan tasas muy elevadas; así como preguntar por el porcentaje de avalúo que prestan, pues es obligación de la casa de empeño informar de manera clara antes de formar contrato.

Mediante una infografía aconseja consultar la demasía, pues en caso de no recuperar la prenda y sea vendida, la casa de empeño debe dar la diferencia entre el valor de venta y el costo de la pertenencia; preguntar sobre los refrendos, es decir, a cuantas renovaciones se tiene derecho y del aumento del plazo establecido para recuperar la misma.

Asimismo, no olvidar el Costo Anual Total (CAT), ya que al igual que los créditos de los bancos, los préstamos de las casas de empeño tienen un Costo Anual Total, por lo cual se deberá hacer cuentas.

La Comisión señala que los préstamos por algunas casas de empeño son muy caros, por lo que recomienda checar otras opciones como un préstamo personal, de nómina o una tarjeta de crédito.

Con información de Dinero en Imagen.