* El gobierno de AMLO no quitará a nadie los contratos que ya se licitaron, aseguran.

Representantes de la siguiente administración se reunirán la semana próxima con los ganadores de las licitaciones petroleras para conocer qué necesitan para hacer realidad la reforma energética, informó Alfonso Romo, nominado a titular de la Oficina de la Presidencia.

Al participar en el Foro Económico México 2018, organizado por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés), dijo que tanto los ganadores de estas licitaciones como Petróleos Mexicanos (Pemex) señalan que la burocracia está deteniendo la reforma energética.

“Se los digo abiertamente, qué tenemos que hacer para convencer al sector privado y a Pemex para quitar esas barreras para realmente hacer realidad la reforma energética”, añadió el empresario regiomontano.

En los próximos 10 o 15 días, previó, se van a revisar los contratos con el espíritu de quitar cualquier duda de que “vamos a respaldar lo que se ha hecho y que queremos que nos demuestren que realmente la reforma si va a traer más producción y beneficios al Estado”.

En opinión de la administración del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, si los contratos se cumplen como están, serán un buen negocio para los inversionistas y para el gobierno, “pero lo queremos ver en la realidad”.

Afirmó que no se quitará ningún contrato ganado en las licitaciones petroleras, pero de acuerdo con lo que se prometió cuando se hizo la reforma, deberían producirse en estos momentos 2.83 millones de barriles diarios, pero solo se obtienen 1.8 millones.

“Lo que estamos diciéndoles es, ya ganaron las licitaciones, qué problemas tienen para poder, si tienen problemas de permisos, por lo que sea, qué tenemos que hacer para que ustedes cumplan e inviertan y nos demuestren que la reforma si va a traer inversión y más petróleo”, subrayó.

El próximo titular de la Oficina de la Presidencia, consideró que el sector privado tiene que ser el motor de la economía y para ello, había que quitar las barreras de desconfianza, como llegar a un acuerdo en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y, sobre todo, qué se hará con la reforma energética.

En este gobierno, apuntó, la Inversión Extranjera Directa (IED) ha promediado entre 35 mil y 40 mil millones de dólares, pero el gobierno de López Obrador quiere llegar a 35 mil o 40 mil millones de dólares.

“Queremos subir significativamente la inversión extranjera creando el ambiente de confianza y la certidumbre que se requiere, esa es el trabajo más importante de este gobierno, dar mucha confianza para aumentar la inversión nacional y extranjera, las dos”, añadió.

Expuso el compromiso del nuevo gobierno con la disciplina fiscal, por lo cual el paquete económico de 2019 que se presentará a más tardar el 15 de diciembre se reducirá el gasto corriente y se comprometió a no aumentar ni crear nuevos impuestos.

Habrá estabilidad, “no va haber sorpresas de nada, no podemos darnos el lujo de tener sorpresas”, pues aun siendo un gobierno diferente y de cambio de régimen “no nos vamos a pelear con lo exitoso”, dijo.

Afirmó que también se revisará todo el gasto, en el cual habrá un recorte, lo mismo que en los salarios de la alta burocracia, “vamos a cortar no sólo sueldos y posiciones, vamos a quitar mucho gasto superfluo que no se necesita o muchas dependencias que se repiten”.

“Estamos revisando todo, que el recorte viene, que el recorte de salarios viene y entonces vamos a ver los detalles para ver qué tenemos que hacer, si se nos pasa la mano o no, pero de que viene un recorte, viene, para ser claros”, aseveró Romo.

También aseguró que no habrá cambios en la política de precios de las gasolinas, ni en el impuesto especial ni en el estímulo a estos energéticos, “no vamos a hacer nada nuevo, no vamos a cambiar nada para no crear incertidumbre, estamos creando confianza, entonces no vamos a hacer nada que afecte la confianza, nada”.

Información e imagen: Notimex

También te puede interesar:

Septiembre es el mejor mes para viajar y ahorrar

Las tiendas Fábricas de Francia dicen adiós a México