El aspecto humano es un punto esencial para el desarrollo profesional; sin embargo, el desinterés que comúnmente demuestran las empresas sobre este aspecto en sus colaboradores es uno de los principales motivos por los que México ocupa los primeros lugares de fuga de talentos en latinoamérica.

Si bien los trabajadores buscan estabilidad a largo plazo en su trabajo, la necesidad de beneficios y los cambios demográficos de la fuerza laboral han hecho que la fuga de talentos sea cada vez más preocupante para las empresas.

Cada aspecto laboral es importante, no sólo el salario y el tipo de trabajo. Un punto esencial para el desarrollo profesional radica en el interés en el aspecto humano que demuestran las empresas sobre sus colaboradores. Un estudio realizado por la compañía de seguros de vida más grande de Estados Unidos, MetLife, demostró que el 90% de las multinacionales consideran los beneficios para sus colaboradores como un elemento clave para atraer el talento.

La descontrolada mercantilización de la educación superior que se registró en México a finales de los años noventa no es la única explicación para que un gran número profesionistas sobrecalificados decidiera marcharse a Estados Unidos. Igual que los migrantes con niveles más bajos de estudio, la la fuga de talentos también creció tras la crisis financiera del 2008.

El fenómeno también se puede entender por la agresiva cultura de atracción de talentos que existe entre las empresas de países del primer orden mundial.

“Estados Unidos es un claro cazador de talentos, la cual consiste en la atracción de personas cualificadas y de facilitar su llegada al país, sobre todo en ciertas áreas”, señala Luciana Gandini, profesora del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Autónoma de México (UNAM).

Los seguros de gastos médicos mayores son un gran aliado para atraer al talento, además de ser muy accesibles para cualquier compañía no generan pasivos laborales. Con esta prestación es posible incrementar la fidelidad de los colaboradores ya que se sentirán tranquilos que estarán prevenidos para afrontar algún imprevisto.

El fondo de ahorro, reparto de utilidades que, a pesar de ser una pequeña cantidad para ellos, es una valiosa aportación, el apoyo de maternidad, vales de despensa, bonos de resultados, seguro de vida, accidentes personales o gastos médicos son algunos de los elementos que evitarían la fuga de talentos.

La capacitación y apoyo a los colaboradores con cursos, estimula a que busquen opciones para que rindan mejor en las diligencias o exploten su creatividad y así, la satisfacción empresa-colaborador será recíproca.

También te puede interesar:
La mafia tiene un nuevo negocio que no es tan “ilegal”
Plurinominales del PRI son como el Arca de Noé: Anaya