El saldo de civiles muertos en la región rebelde siria de Guta Oriental, sometida a un asedio del régimen y su aliado ruso, asciende a 600 muertos, informó este miércoles el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).

De esa cifra unos 147 muertos son niños, según esa organización con sede en Londres, que cuenta con una amplia red de corresponsales en Siria.

Los combates terrestres continuaban este miércoles en el enclave de Guta Oriental, pese a la tregua humanitaria diaria decretada por Rusia en Siria, mientras que Moscú volvió a acusar a los grupos insurgentes de violar el alto el fuego.

El lunes, Rusia, gran aliado del régimen de Bashar Al Asad, decretó una tregua de cinco horas diarias (de 09H00 a 14H00 -07H00 a 12H00 GMT-) para permitir el abastecimiento de ayuda y la salida de habitantes o heridos del enclave, pero los beligerantes se acusan mutuamente de violarla.

La medida fue anunciada cuatro días después de que el Consejo de Seguridad de la ONU votara una resolución para reclamar una tregua “lo antes posible” de 30 días en toda Siria, que también fue ignorada.

Tras una noche marcada por intensos enfrentamientos en la periferia de Guta Oriental, la fuerza aérea del régimen bombardeó de nuevo el miércoles por la mañana varias localidades del enclave rebelde, donde casi 600 civiles han muerto desde el 18 de febrero -casi un cuarto de los cuales, niños-, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Mediante “unos bombardeos intensivos y los combates al borde de Guta Oriental, las fuerzas prorrégimen lograron progresar sobre el terreno, de manera limitada, a la altura de las localidades de Hosh Al Zawahira y Shifuniya”, indicó a la AFP el director del OSDH, Rami Abdel Rahman.

Con información de AFP.

También te puede interesar:

Corea del Norte envía a Siria material para fabricar armas químicas

Fracasó la “tregua humanitaria” en Siria