La tienda, de apenas 167 metros cuadrados en el centro de Seattle, está dotada de múltiples tecnologías, algunas similares a las utilizadas en automóviles de autoconducción, que permiten a los compradores ingresar, tomar artículos y salir sin pasar por un cajero.