“Cuando fue despedido, no sólo perdió su trabajo, sino que también perdió la razón”. Con esas palabras, el presidente estadounidense Donald Trump desacreditó el miércoles a su controvertido exasesor en la Casa Blanca, Steve Bannon.

El comentario se emitió momentos después que se dieran a conocer adelantos de un explosivo libro en el que Bannon critica a allegados y familiares del presidente, en medio de escándalos políticos e investigaciones.

El mandatario acusó a su exjefe de Estrategia de filtrar informaciones falsas mientras estuvo en la Casa Blanca, hasta agosto de 2017, para aparentar ser más importante de lo que era en realidad, de no haber hecho aportes de importancia a la victoria electoral y hasta del fracaso en una elección local en Alabama.