El gobierno de Nicolás Maduro condenó las sanciones adoptadas el lunes por la Unión Europea contra siete altos funcionarios venezolanos, señalando que dañan el diálogo con que mantiene la oposición.

Entre los funcionarios sancionados se cuentan el ministro del Interior, Néstor Reverol, el número dos del chavismo, Diosdado Cabello y la presidenta del poder electoral, Tibisay Lucena.

El bloque europeo les prohibió viajar al viejo continente y apuntó que los señala por “menoscabar la democracia y el Estado de derecho”, “graves violaciones de los derechos humanos” y reducir las competencias del Parlamento, de mayoría opositora.

Se trata las primeras sanciones individuales adoptadas por la Unión Europea contra funcionarios venezolanos. Ya en noviembre se había aprobado un embargo de armas y material susceptible de usarse para la “represión interna”.

Las sanciones europeas se suman a las que Estados Unidos y Canadá han adoptado contra miembros del gobierno de Venezuela.