El ejército de Brasil, a cargo de la seguridad del estado de Río de Janeiro desde mediados de mes, descarta ocupaciones permanentes de las favelas desde donde operan las bandas de narcotraficantes, indicó el martes el general al frente de la misión.

“No estamos planeando acciones permanentes en las comunidades”, dijo el general Walter Souza Braga Netto en una conferencia de prensa, en la cual se abstuvo de dar detalles concretos sobre las medidas que podrían tomarse para contener la ola de violencia en Rio.

En las favelas viven más de 1,5 millones de personas, cerca de un cuarto de la ciudad, y algunas ya han estado ocupadas por el ejército, como las del complejo de Maré, unas de las más violentas, ocupadas entre abril de 2014 y mayo de 2015.

Varias ONG, como Amnistía Internacional”, denunciaron “graves violaciones de los derechos humanos” durante esas operaciones.

El pasado mes de julio, el gobierno brasileño envió 8.500 militares a Rio para dar apoyo logístico y bloquear los accesos a las favelas, donde la policía realizaba allanamientos en busca de traficantes, armas o drogas.

Pero ese apoyo no frenó la ola de criminalidad, y el presidente Michel Temer decretó el 16 de febrero la intervención del área de seguridad de Rio, bajo el mando de las Fuerzas Armadas.

Con información de AFP.

También te puede interesar:

Brasil es el cielo y el infierno de los transexuales

Muertes por balas perdidas en la guerra urbana de Brasil