No es fácil volver a la escuela en Mosul. Estos niños sufrieron los tres años en que la ciudad estuvo controlada por el Estado Islámico y los nueve meses de combates para expulsar a los yihadistas. Muchos fueron testigos de asesinatos y decapitaciones.

Ahora estudian en edificios destruidos y aulas sobrepobladas. Sus maestros intentan ayudarlos a recuperar la esperanza.