Para algunos californianos no solo se trata de un cambio de año. También marcará el momento en que la marihuana recreativa comenzará a ser legal en el estado.

Una ley aprobada en 2016 y que entra en vigor el 1 de enero despenaliza el cultivo, la venta y el consumo recreativo en California, cuyo mercado será el mayor del planeta.