Alemania y Francia pidieron, el miércoles, una globalización más justa para todos en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

Más tarde, el presidente francés Emmanuel Macron habló casi una hora en la que pidió un “nuevo contrato mundial”.

También llamó a las multinacionales, muchas de ellas presentes, a que “renuncien a la optimización fiscal” para pagar menos impuestos.

China, como ya hicieran esta semana gigantes económicos como India o Canadá, defendió el libre comercio y prometió nuevas reformas para seguir abriendo su economía, la víspera de la llegada al foro del presidente estadounidense Donald Trump, conocido por sus políticas proteccionistas.